Archivo del blog

lunes, 31 de julio de 2017

La Arrixaca demuestra que el hígado 'no tiene edad' para ser trasplantado

La Arrixaca demuestra que el hígado 'no tiene edad' para ser trasplantado

Investigadores del servicio de UCI del Hospital de El Palmar confirman que el 90 por ciento de los pacientes que han recibido este órgano de donantes de más de 80 años mantienen una buena calidad de vida un año después de la operación

Siempre se ha dicho que donar órganos es regalar vida y ahora sabemos, gracias a un equipo de investigadores de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Virgen de la Arrixaca, que este regalo lo podemos seguir haciendo hasta una edad bastante avanzada. Concretamente, un estudio realizado por médicos de este servicio confirma que el hígado es un órgano que se puede donar más allá de los 80 años, ya que apenas sufre deterioro, al contrario que ocurre con otros como el corazón o los pulmones, logrando una supervivencia superior al 90 por ciento de los pacientes que lo reciben un año después de que se haya realizado el trasplante.

Este proyecto, dirigido por el doctor Antonio Andreu de la UCI de la Arrixaca, ha recibido el Premio Rafael Matesanz a la mejor comunicación oral nacional en el Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Intensiva y Cuidados Críticos (Semicyuc) que se ha celebrado en Madrid y al que este equipo murciano ha presentado un total de tres comunicaciones. Al trabajo sobre la supervivencia en trasplantes hepáticos con donantes mayores de 80 años se sumó también otro sobre las consecuencias de las estancias prolongadas en las Unidades de Cuidados Intensivos y un tercero sobre pacientes coronarios.
El doctor Andreu ha explicado a LA OPINIÓN que la investigación sobre las donaciones hepáticas ha supuesto un estudio retrospectivo de los últimos cinco años en los que se ha analizado la evolución de este órgano en el receptor cuando provenía de un donante mayor a los 80 años y cuyas conclusiones «nos han dicho que se trata de un órgano válido porque el hígado prácticamente no tiene edad y se puede trasplantar al receptor siempre que cumpla con todos los requisitos».
Este especialista en Cuidados Intensivos indica que cualquier órgano que quiere ser trasplantado debe pasar una serie de comprobaciones. Primero se le realiza una analítica sobre función hepática, así como una ecografía para obtener una imagen visual del órgano. Además, debe haber una comprobación visual por parte del cirujano y, por último, un estudio anatomopatológico. «Lo habitual sería pensar que el hígado de una persona de 80 años no es óptimo para ser donado, pero hemos detectado que al cabo de un año la supervivencia en los receptores supera el 90 por ciento», subraya este médico del centro hospitalario de El Palmar.
Los pacientes que reciben un trasplante hepático suelen estar diagnosticados en su mayoría de hepatocarcinoma, por lo que su esperanza de vida es muy baja si no reciben un órgano en un corto plazo de tiempo, de ahí que esta investigación abra una puerta a que se puedan aprovechar el hígado de donantes mayores.
En España el donante de mayor edad superó los 90 años, aunque Antonio Andreu asegura que «sólo se recurre a personas tan mayores cuando hay pacientes en espera a los que la llegada o no de un órgano a tiempo les puede costar la vida». Según los datos del estudio que han realizado los profesionales de UCI de la Arrixaca, en los últimos cinco años en el hospital se han implantado 38 hígados de donantes mayores de 80 años, situaciones en las que se logra también una reducción de los costes sanitarios al bajar la medicación, el número de consultas y los reingresos. Ventajas a las que se une la satisfacción de haber salvado una vida.

Congreso
Hasta una decena de profesionales del Hospital Virgen de la Arrixaca han participado en la comunicación sobre trasplantes hepáticos con donantes mayores de 80 años y entre quienes están los R5 Antonio Andreu, Tomás Ros y José Moya, así como el coordinador de trasplantes de la Arrixaca, Mario Royo-Villanova; el jefe de servicio de la UCI, Rubén Jara; el equipo postoperatorio de trasplante hepático y los adjuntos José Ros, María Martínez y José Luis San Martín (en la imagen parte del equipo de la UCI). Además, este trabajo se presentará el próximo mes de septiembre junto a tres comunicaciones más en el Congreso Latinoamericano y del Caribe de Trasplantes, que se celebra del 3 al 6 de septiembre en Uruguay. El resto de trabajos abordan temas como el diagnóstico de la muerte encefálica, otro sobre trasplante renal y un caso clínico.